El sentido patrio anda Despacito

“No saben los cantores de agachadas 

No callarán jamás de frente al crimen” 

Horacio Guaraní 

Al momento de escribir estas líneas la canción Despacito lleva un total de 13 semanas en el primer lugar de las listas Billboard, se ha convertido en un exitazo a nivel mundial y el video de la canción ha superado 3 mil millones de reproducciones, una cantidad sin precedentes y hasta el momento un nuevo récord de “vistas” en YouTube. 

Dos de los compositores del tema, que también son sus intérpretes, son los boricuas Luis Alfonso Rodríguez y Ramón Luis Ayala quienes son conocidos en el ambiente artístico como Luis Fonsi y Daddy Yankee. Ambos, antes de este monumental éxito de Despacito, ya eran artistas de trayectoria internacional con una buena cantidad de éxitos. Sin embargo, este tema ha catapultado sus carreras de una manera inesperada dándole una exposición insospechada a estas alturas de sus vidas en países donde antes seguramente no se escuchaba su música. 

A la par de esta cadena de logros del tema Despacito surgen en Puerto Rico situaciones muy importantes en el ámbito ambiental, cultural y político. En el pueblo de Peñuelas la compañía AES, que se dedica a la quema de carbón con el propósito de producir energía, insiste en depositar sus residuos de cenizas tóxicas en el vertedero de ese pueblo. Dichas cenizas ya han probado ser causantes de enfermedades serias y terminales y un serio contaminante a la fauna, la flora y todo lo que habite cerca del lugar donde son depositadas. Allí, en contubernio con el gobierno de turno, policías y camioneros han abusado de los manifestantes de manera violenta y antidemocrática solo con la intención de salvaguardar el depósito de dichas cenizas en beneficio de los grandes intereses y en detrimento de la población aledaña al lugar. Adicional a este atropello, dada la situación fiscal de la isla, fue impuesta de manera arbitraria por el gobierno de los Estados Unidos una Junta de Control Fiscal que se encarga de tomar todas las decisiones económicas en nuestro territorio. Hasta el momento ya han tomado varias que afectan y afectarán aún más a largo plazo la calidad de vida de la mayoría de la población. A esto sumamos la cantidad de fondos que han sido retirados a entidades deportivas y artísticas de diferentes comunidades y que inevitablemente llevarán a la isla a una merma en su producción de talento al mundo negándoseles la oportunidad de desarrollo que en su momento tuvieron grandes exponentes de nuestras artes y deportes. 

¿Que tiene que ver Despacito, Luis Fonsi y Daddy Yankee con esta vorágine de tragedias sociales que vienen ocurriendo en este suelo caribeño? Sucede que no se puede reducir la carrera de un cantautor al mero hecho de solo cantar y cuando usted asume posturas con relación a otros países debe considerar también asumirlas con relación a su país de origen. Hace unos días, mientras navegaba las redes, leí un titular en el que ambos artistas se negaban a pisar suelo venezolano mientras Nicolás Maduro fuese presidente. No voy a cuestionar dicha afirmación, pero si me gustaría preguntarle si tuviese la oportunidad algún día a estos dos puertorriqueños que incursionan en temas políticos de un país que no es el suyo: ¿Y Puerto Rico que? ¿Porque no aprovechan esta plataforma en la que se encuentran encumbrados para contarle al mundo sobre nuestra situación colonial, nuestra desgracia económico-fiscal y nuestra tragedia ambiental? ¿Acaso no es igual de preocupante y pertinente lo que sucede en nuestra isla? Ambos son puertorriqueños y nos representan con sus canciones, pero estoy completamente convencido de que deberían aprovechar este triunfo sin precedentes para volverse portavoces de su pueblo y de su realidad, hacerse uno con la gente trascendiendo lo trivial de la música comercial y descorriendo el velo de la injusticia social que estamos sufriendo como pueblo. De lo contrario pasarán como un número más en varias listas hasta que otro, con el pasar del tiempo, los baje de ese trono ególatra que dura muy poco. Pero para eso no basta con saber componer. Hay que tener mucho más. Hay que tener sentido patrio, sentido de pertenencia. Hay que aprender a valorar a esta tierra y su gente como mucha de esta gente los valora a ellos y hoy celebran su triunfo diciendo que es nuestro triunfo. Tienen que saber mirar a los ojos de un pueblo que hoy sufre porque pierde su trabajo, por su salario, por los abusos de varios gobiernos y llora por sus hijos que se han ido. Tienen que saber que para trascender hay que asumir posturas no solamente alineándose con el más fuerte sino con el más débil, con ese que más lo necesita asumiendo el debido costo. Al final serán más recordados por el impacto de su función social que por el éxito de su canción pues, aunque el éxito de un tema comercial se vaya des-pa-ci-to tarde o temprano siempre termina siendo un vago recuerdo, en cambio los hombres valientes jamás son olvidados. Ojalá y aflore en ellos, tarde o temprano, el sentido patrio.

 

____________________________________________________________________________________________________________

Francisco Javier Quiñones es profesor de música y dirección coral. Su extensa carrera en el ambiente artistico, educativo y musical de más de 25 años le ha permitido trabajar con un sin número de jovenes y cantantes de renombre presentandose también en grandes escenarios abarcando géneros cultos y populares.    

Puedes buscar mas información en su página:    
www.fjmusicpr.com

Dejar un comentario

Favor de o registro para enviar.

Agregar comentario